martes, 14 de abril de 2009

HABLEMOS DEL ENEMIGO

.
Hace poco, en un post brillante y altamente recomendable (Ver enlace), como son todos los que escribe Guerrera de la Luz, se nos daba la oportunidad de conocer y reflexionar sobre la figura del demonio, a través del conocimiento del mismo, de uno de los exorcistas más afamados de Nuestra Santa Iglesia Católica, el Padre Fortea.
Tal y como se hace referencia en “
Lucha de Titanes”, y es de conocimiento público, el Padre Juan Antonio Fortea expone muchos de sus conocimientos y experiencias en su blog: http://www.fortea.ws/. Una bitácora imprescindible.
.
Pero volvamos al post de Guerrera, porque en alguno de los comentarios vertidos en el mismo, se deja entrever cierto temor a hablar de estos temas. Aquí estoy plenamente de acuerdo con Guerrera, “al demonio no hay que temerle, cuando estamos en gracia no nos puede hacer nada, más bien nos teme él a nosotros.” Lo importante, en este caso, es permanecer en gracia y tener la certeza de su existencia.
.
Y esto es así, porque es precisamente en estos últimos tiempos, donde el diablo está consiguiendo sus victorias más sonadas. A lo largo del siglo XX y en estos principios del XXI, ha logrado engañar al mundo sobre su existencia y sus intenciones.
Probablemente, su primer triunfo está en que el mundo vea como bueno, lo que nunca lo fue, lo que nunca lo es, el aborto, por ejemplo.
.
"En la actualidad hay muchos cristianos nominales que de palabra y en apariencia son creyentes, pero en el fondo no se distinguen de los paganos a quienes desean evangelizar. Muchos cristianos se han vuelto tan superficiales, mundanos, autocomplacientes y corruptos que hace tiempo que perdieron la inocencia y la luz que tuvieron de niños.
Aceptan la práctica del aborto, viéndolo como un procedimiento médico necesario, un derecho fundamental, un factor igualador entre los sexos y hasta una mejora de la calidad de vida. No se dan cuenta de que constituye un paralelo exacto de los ritos satánicos en que se sacrificaban niños inocentes sobre el altar del egoísmo y la lujuria. Han perdido el discernimiento espiritual, y no les queda otra cosa que la apariencia de ser religiosos.
Su credo, en vez de mejorar su vida, justifica su pecado. Creen que tienen una especie de inmunidad diplomática espiritual. A fin de cuentas están salvados, y por tanto pueden hacer impunemente lo que les venga en gana sin temor a autoridades espirituales.
Como están salvados, al infierno con todo y con todos los demás. Esperan el Arrebatamiento, y disfrutan de los castigos fragmentados de Dios sobre el mundo. Han perdido casi totalmente la capacidad de reconocer el mal como tal y hacerle frente; no con ira, sino con amor y fortaleza, como lo hacía Jesús. Sin verdadera virtud, no les queda sino hipocresía, la cual empapa su peculiar cristiandad.
Lo cierto es que cuando llegue la terrible época predicha en el Apocalipsis, la mayoría de la gente probablemente ni siquiera percibirá esa manifestación del mal en grado extremo. Al fin y al cabo, ya tenemos mucha práctica.
"
Fragmento de "Revelación sobre los ángeles digitales" de David Kupelian, WorldNetDaily.

.
Y su segunda victoria, es que no se crea en él.
Ante esto, las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, no dejan lugar a dudas:
El Catecismo de la Iglesia Católica en su punto 1035 dice:
La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del infierno y su eternidad. Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte y allí sufren las penas del infierno, "el fuego eterno" (cf DS 76; 409; 411; 80 1; 858; 1002; 135 1; 1575; SPF 12). La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios en quien únicamente puede tener el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira.”.
También en las escrituras son constantes las referencias a estos temas:
Jesús amenaza a los pecadores con el castigo del infierno. Le llama gehenna (Mt 5, 29 s; 10, 28; 23, 15 y 33; Mc 9, 43, 45 y 47), gehenna de fuego (Mt 5, 22; 18, 9), gehenna donde el gusano no muere ni el fuego se extingue (Mc 9, 46 s), fuego eterno (Mt 25, 41), fuego inextinguible (Mt 3, 12; Mc 9, 42), horno de fuego (Mt 13,42 y 50), suplicio eterno (Mt 25, 46). Allí hay tinieblas (Mt 8, 12; 22, 13; 25, 30), aullidos y rechinar de dientes (Mt 13, 42 y 50;24, 51 ; Lc 13, 28).
Así, terminada la única carrera que es nuestra vida en la tierra, mereceremos entrar con él en la boda y ser contados entre los santos y no nos mandarán ir, como siervos malos y perezosos, al fuego eterno, a las tinieblas exteriores, donde `habrá llanto y rechinar de dientes' (LG 48).” Cat. 1036.
.
En este caso, también sería bueno recordar que, los dogmas de la fe Católica no son meros símbolos o racionalizaciones vagas que aceptamos como estímulos arbitrarios alrededor de los cuales las buenas acciones morales puede que se formen o desarrollen. Aún es menos cierto que cualquier idea podría servir tan bien como las que se han definido o que cualquier viejo pensamiento piadoso fomentaría esta vaga vida moral en nuestras almas. Los dogmas definidos y enseñados por la Iglesia tienen un significado concreto, positivo y preciso que aquellos que posean la gracia de poder hacerlo deben explorar y penetrar si desean vivir una vida espiritual integral.
.
Y vuelvo a repetir “concreto, POSITIVO y preciso”…, y digo esto, porque últimamente una de las seducciones del enemigo es hacer creer al mundo, la consigna de ver al cristianismo como el gran represor, el enemigo de la vida gozosa, un motivo para las caras largas del que “afortunadamente” nos salva un práctico ateismo militante.
Sin embargo, los creyentes sabemos que nuestra fe es la MAYOR FUENTE DE GOZO. No del goce tonto que nos produce comer un helado, o ver una película buena, sino ese otro gozo más hondo del equilibrio interior, que incluso puede ser compaginable con estar pasándolo fatalmente por fuera. Porque tenemos que vivir el dogma de la encarnación de manera total, sin escamotear las heridas que la encarnación llevó consigo. Pero ¡sin olvidar que también las heridas resucitaron!.
.
El otro día, con motivo de la Semana Santa, emitieron por televisión la vida de Teresa de Calcuta, precisamente una de las cosas que más me gustaron, fue la insistencia de esta gran santa contemporánea por mantener y enseñar la sonrisa. “La alegría es oración, la señal de nuestra generosidad, de nuestro desprendimiento y de nuestra unión interior con Dios”, “la paz comienza con una sonrisa”. O como decía San Francisco de Sales y tanto le gustaba parafrasear a San Josemaría, “un santo triste, es un triste santo”.
.
Nuestra fé es alegre y confiada, claro, que todos, incluso los incrédulos tenemos que renunciar a muchas cosas a lo largo de la vida, pero el cristiano, al menos, encuentra un motivo a sus renuncias; renuncia a lo menor para perseguir LO MÁS ALTO; porque la base de nuestra fé, no es un puñadito de pequeños noes, sino un gran y contundente SI.
Y es contra ese SI, donde el enemigo emplea todas sus artimañas; nuestras armas son confiar en el poder absoluto de la Eucaristía y en el de la oración constantes, buscar su ayuda, y saber que no estamos solos. Confiar en Jesús es fiarse del que nunca falla, incluso en las horas más difíciles de la vida.
.
Estamos en el año de San Pablo, y es precisamente este Doctor de la Iglesia el que nos dá las claves para vencer:
"Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir las insidias del diablo, ya que nuestra lucha no es contra la sangre y la carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los malos espíritus. Tomad, pues, la armadura de Dios para que podáis resistir en el día malo y vencido todo, os mantengáis firmes. Estad, pues, alerta, ceñidos vuestros lomos con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia y calzados los pies, prontos a anunciar el Evangelio de la paz. Embrazad en todo momento el escudo de la fe, con el que podáis apagar los dardos encendidos del maligno. Tomad el yelmo de la salvación y la espada del espíritu, que es la Palabra de Dios, con toda suerte de oraciones y plegarias, orando en todo tiempo" (Ef 6,10-18).

.
.
Mantengámonos firmes en nuestra certeza, estemos alegres incluso en las luchas de esta vida, seamos fieles y lo demás, vendrá por añadidura. No tengamos miedo, la victoria está asegurada. "Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?" (Rom 8,31).
Pongamos también la confianza en San Miguel, capitán de los ejercitos de Dios y en aquella a la que se hacia referencia en la primera profecía del Génesis (3:15): "Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y el suyo; ella te aplastará la cabeza y tú estarás al acecho de su talón". María también en este caso, es nuestra gran valedora.
.
EL PADRE FORTEA HABLA DEL ENEMIGO

OTRO VÍDEO AL RESPECTO

EL PADRE LORING

ATEISMO E INFIERNO

LA QUE VENCIÓ

* * * * *

11 comentarios:

Militos dijo...

¿Quién dijo miedo?
Al cristiano que es partidiario del aborto o simplemente tolerante con él, no le llames cristiano.

Un post perfecto que deja las cosas en su sitio.
Un beso de un alma que no teme al demonio porque sabe donde agarrarse. Y que espera muchos más lo aprendan con tu post
¿Quién como Dios?
Beso

Alawen dijo...

Excepcional entrada, muy clarificadora, y como siempre, llena de luz y esperanza.
Lo más curioso sobre el asunto de al existencia o no del infierno es que incluso hay sacerdotes que lo dudan, como mi nuevo amigo, el padre Pousa...
Un abrazo

eleternoinsatisfecho dijo...

"El mundo,el demonio y la carne",no quiero ser negativo pero creo que van ganando...
Saludos.

Militos dijo...

Un gran acierto que termines la tanda de videos con María, la que venció y vence cada día con nosotros a lucifer.

No es que yo no crea en el demonio, es que creo demasiado en él y por eso no me gusta mencionarle muy a menudo.
Haberlo hailo, no hay más que mirar alrededor...
pero tenemos los medios para no temerle.
Beso

Aguabella dijo...

HOLA ARCENDO

Primero te doy las gracias por pasar por mi espacio y enlazarme.

Este post es impresionante.
Cuando era niña tenía pánico al demonio, antes nos metían historias terribles sobre este tema.
Ahora ya con algunas canas tengo la fe suficiente para sentirme protegida.

Besos

Terly dijo...

Magnífica entrada, Arcendo, y muy bien puesto cada punto sobre
cada i.
Ahora me iré viendo los vídeos que completan la entrada.
Un abrazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Enhorabuena cariño, por hablar de la alimaña sin pelos en la lengua.

El post que mencionas en mi blog es una entrevista que le hizo el Pais al padre. Que por cierto, está estupendo en ese vídeo.

Es preocupante el comentario de Alawen, los sacerdotes que no creen en el infierno o en el demonio son antievagélicos, se están poniendo directamente contra las enseñanzas de Jesús, puesto que el infierno es mencionado 14 veces por El. Asi que están fuera de la doctrina de la Iglesia (Alawen, para que se lo digas a tu amigo cura). El infierno es absolutamente real y como bien explica Arcen, es uno de los mayores triunfos de Satanás el que la gente haya dejado de creer en el.

¡¡Viva nuestra Señora la Virgen de Guadalupe, la que aplasta la cabeza de la serpiente!!

Yo aún no he entrado de lleno en el tema, pero ya entraré, ya...y a saco.

Un besazo.

Guerrera de la LUZ dijo...

Cómo me entusiasma el padre Loring, qué CRACK.

Me encanta su aplastante enfoque basado siempre en el sentido común, no hay quien le desmonte una frase.

elblogdelosmudos dijo...

Venceremos globalmente e individualmente hemos de luchar,él siempre estará ahí.
Saludos

Guerrera de la LUZ dijo...

Me TRONNNNNNNNNCHO con el padre Loring, el final del video es para llorar de la risa jaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajaj

Es auténtico por Diosss¡¡

eligelavida dijo...

Dice el Papa Benedicto en su libro “Jesús de Nazaret” que el demonio no sólo es el gran mentiroso, sino que es además un gran teólogo e intenta muchas veces engañarnos por ahí, (incluso al Señor lo tienta utilizando frases de las Escrituras), por lo que nunca debemos dialogar con él.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...